polisea

navegando en mares no nacidos

polisea header image 2

Bruselas, aujourd’hui

December 11th, 2007 · 4 Comments

Había olvidado decirlo. Hoy he vuelto a Bruselas. Es sólo por unos días. Sólo hasta el sábado. Aterrizar en el aeropuerto que más veces has frecuentado en tu vida, si quitas Barajas, que siempre es estación de paso. Reconocer en el tren de viaje al centro de la ciudad, la silueta del Atomium. Gare du Nord, Gare Centrale, Gare du Midi. En 10 minutos atraviesas la ciudad, corazón de Europa y teatro de las aventuras y desventuras de los 6 meses inolvidables que viví en esta ciudad.

Enciendes el móvil belga que dormía olvidado en el cajón de tu mesa, allá en Granada, tan lejos de toda esa gente cuyos nombres y teléfonos descansan exhaustos en la memoria del aparato. El sol entra por el ventanal del tren. Un sol que ahora mismo, desde la ventana de una habitación en Saint Gilles, se ha transformado en agua que cae de una nube gris como la ceniza. El cielo azul aún luce en el horizonte. Tal vez la Grand Place aún esté a salvo de las lluvias de diciembre. Y en el móvil caen en cascada los nombres y aficiliaciones de tanta gente que un día cruzó por tu vida y que ahora viven la suya dispersos por el mundo, por no sé donde. Alex Rumana, Aline, Ana Gómez, Ana Mateos, Anna Austria, Antonio Z, beatriz… Algunos siguen. Algunos caminos estaban unidos de antemano y otros se han enlazado después del choque de partículas de los meses pasados. AntonioZ, que nunca soñaría que su zeta se convirtiera en el eslogan de un presidente de Gobierno, precursor de tantas cosas, él la usaba hace ya tiempo. Rebeca, que aún sigue por aquí, luchando por salir adelante en la inmesidad de su loft para gigantes. Rebecca, con dos ces, entre masters y risas. Beatriz, a pique de una despedida, si no se convierte en prórroga. Españoles en el mundo. Joder, estamos hechos para eso, aunque no queramos acabamos siendo cainitas con nosotros mismos, cada uno con el otro que lleva dentro. El corazón helado, demasiada historia de nuestro siglo XX. Y Paula, casualidad de un encuentros de metro fortuito con un amigo para que esta tarde, antes de que vuelva para Madrid, se convierta en la primera persona que vea a mi regreso. Me empeñaré en llevarla a un sitio secreto. Ella se resistirá y probablemente no iremos. Nos conocemos demasiado nuestros puntos débiles para que la alegría de un encuentro no dependa del lugar donde se produce.

Tags: Bruselas · Close

4 responses so far ↓

  • 1 giuseppe // Dec 11, 2007 at 9:44 pm

    Hola ermano lo sabia ya que tendrias que ir a bruselas, Lotro ayer escribi a Rebe, yo pienso de volver en bruselas para dos dias al final de jenero. Cuando voy a elegir eldia te llamo asi nos quedamos, recuerda que te espero aqui. el sultano de palermo

  • 2 N. // Dec 12, 2007 at 12:32 pm

    Y yo que me alegro de que andes por esas tierras.

  • 3 Ana // Jun 30, 2009 at 10:07 am

    Hola Esteban!! Sé que dices q nunca escribo en tu blog, pero fíjate que estaba aburrida en el curro, ya me he leido el periodico, ha mandado algun e-mail, y he dicho! hombre! el blog de Esteban me va a entretene run rato!! y vaya si me está entreteniendo! Me encanta lo que escribes y cómo o escribes. No cambies!!! jejej!! Muchos besos desde los madriles!!!

  • 4 Bruselas, una declaración de amor y resistencia - Esteban Romero // Mar 22, 2016 at 8:19 pm

    [...] Bruselas, aujourd’hui (11 de diciembre de 2007) [...]

Leave a Comment