polisea

navegando en mares no nacidos

polisea header image 2

Visita a la cataratas de Niágara

February 17th, 2009 · 2 Comments

Ayer hice mi primera excursión en Canadá desde que llegué hace mes y medio. Fue a las cataratas de Niágara, que están a poco más de dos horas de London, la ciudad donde estoy.

Un compañero me había recomendado utilizar el Casino Bus, un servicio que te lleva y te trae en el mismo día al Casino Niagara Falls, que está justo frente a las cataratas. Mi primera reacción fue de suspicacia, ya que no tenía yo ganas de que tener que acabar jugando a una máquina tragaperras con tal de que me llevaran en bus. Mi compañero insistió y finalmente utilicé el servicio.

Ya en el autobús, para abrir apetito estuvieron jugando al bingo. Un dólar por carton y luego 4 bingos con el mismo cartón, a razón de 11 dolares para el ganador. Yo no participé. En el bus iba sobre todo gente mayor a la que le debe sobrar el dinero o el tiempo. También algunos con objetivos más turísticos con el mío. Durante el viaje nos cobraron 10 dólares por el trayecto. Ayer, por ser domingo, ofertaba buffet en el casino gratuito. Así que cuando llegué me dieron un vale y mi tarjeta para jugar. Después fui a comer. Para ello había que atravesar el casino, un lugar a todas luces infernal. Tan sólo hay que imaginar una de esas molestas máquinas tragaperras de bar haciendo ruiditos y luces para atraer la atención, multiplicado por cientos de máquinas yuxtapuestas unas con otras, con más ruido y más luces. Cuando entras no te lo acabas de creer. Si yo me quisiera gastar mi dinero en esto iría a un sitio más agradable. El ambiente era francamente molesto. Si la leyenda urbana (o no) dice que los videojuegos pueden causar epilepsia no quiero imaginar lo que pueden causar los casinos. Había mucha gente y tuve que esperar unos 45 minutos para mi buffet.

Algo que sin duda valió la pena, a tenor de las pocas fotos que pude tomar antes de que me dijeran que no estaba permitido. Una lástima que no pudiera fotografiar las tragaperras.

Después de comer fui a ver las cataratas de cerca. El espectáculo es hermoso. Mejor que explicarlo con palabras es verlo.


Aquí estoy yo bajo el arcoiris


Aquí está el arcoiris trazando una curva con las cataratas detrás


Éstas son las otras cataratas más pequeñas que hay en Niagara

La lástima es que no me pudiera quedar por la noche, ya que las iluminan y parece que es simplemente espectacular.

Por cierto, es curioso que por prejuicios que uno va creando con los años a la hora de interpretar la realidad, yo siempre había dado por supuesto que las cataratas dejaban caer su agua hacia el sur, hacia abajo, como en el mapa, cuando no es así, el río continúa hasta el norte hasta el lago Ontario.

Aquí está el vídeo con el gran espectáculo.

Tags: Viajes

2 responses so far ↓

  • 1 zeta // Feb 18, 2009 at 3:33 pm

    Veo la grandeza de dios en cada gota de agua irrumpiendo en el vacío, y su sonrisa en ese arcoiris.

  • 2 N. // Feb 20, 2009 at 9:11 am

    Z, sorprendido me has!!

    Faltaba Marilyn… ahora puedes ver la película, si todavía no lo has hecho y disfrutar todavía más de Niagara.

Leave a Comment