polisea

navegando en mares no nacidos

polisea header image 2

El arte de volar

March 13th, 2011 · No Comments

El arte de volar comienza con estas palabras “Mi padre de suicidó el 4 de mayo de 2001″. Antonio Altarriba, un hombre con más de 90 años, decide poner fin a su vida lanzándose desde la cuarta planta de la residencia en la que se encontraba internado. ¿Qué se esconde detrás de esta muerte? Eso es lo que, tras años de indagación, reflexión y sufrimiento tratando de comprender, su hijo Antonio Altarriba nos narra en primera persona en esta historia. La historia de Antonio padre fue la de una continua derrota: nacido en un pueblo pobre y sin futuro en la provincia de Zaragoza, víctima de la Guerra Civil, luchador desde el anarquismo en el frente republicano, huido a la Francia donde sufre en campos de internamiento, luchador en la resistencia contra los nazis, regresado a la España franquista en busca de trabajo y paz sólo encuentra la opresión de un régimen beato e hipócrita que ahoga la dignidad de su utopía por un mundo mejor, traicionado por sus socios de trabajo. Finalmente, decide abandonar su matrimonio con una mujer piadosa y a la que ya no soportaba y decide romper sus ataduras. Se interna en una residencia donde la democracia le sorprende y vive el caciquismo en sus otras formas. Con todo nunca la historia de negación y sufrimiento deja de abandonarle. Sumido en una depresión, busca ser libre en una de las pocas cosas que aún le quedan, en el momento de su muerte.


 
Esta es la historia de Antonio padre que Antonio hijo nos narra a través de las imágenes dibujadas por Kim. Los dos Antonios se hacen uno en esta narración para contarnos en primera persona la vida de Antonio Altarriba. Escribe Antonio hijo en el comic:

Nadie sabe como un hombre de su edad y en su estado pudo burlar los controles de vigilancia, subir hasta la cuarta planta, encaramarse a una ventana y arrojarse al vacío… Yo sí sé cómo lo hizo… Soy el único que puede saber cómo lo hizo… porque aunque no estaba allí, estaba en él… Siempre he estado en él porque un padre está hecho de sus hijos posibles… y yo soy el único hijo que le fue posible a mi padre… desciendo de mi padre, soy su prolongación y, cuando todavía no había nacido, ya participaba, como potencia genético, de todo lo que le ocurría… por eso sé como murió… y también cómo vivió… Me contó muchas veces sus peripecias… incluso, para paliar los primeros síntomas de la depresión, le insistí en que las escribiera. Dejó doscientas cincuenta cuartillas de letra apretada y rebosante de recuerdos. Pero lo que sé de él no es por haberlo oído o leído… lo que sé de su vida es porque, como he dicho, yo estaba en él o, quizá, era con él… y ahora una vez muerto, él está en mí. Así que puedo contar su vida con la verdad de sus testimonios y la emoción de una sangre que aún corre por mis venas. De hecho voy a contar la vida de mi padre con sus ojos pero desde mi perspectiva.

Anoche, en el marco del XVI Salón Internacional del Comic de Granada, hicieron una actuación con música al piano y Kim pintando, con las palabras emocionantes de Antonio Altarriba y con las imágenes del comic. La obra El arte de volar ha sido galardonada, entre otros premios, con el Premio Nacional del Comic 2010.  Sus valores artísticos son indudables. Su testimonio vital más allá aún permite rescatar la memoria de uno de los muchos hombres y mujeres maltratados por el siglo XX.


 
Al final del acto, ambos autores me dibujaron y firmaron el ejemplar del comic.


Kim

 

Antonio Altarriba

 
Antonio firmó: “Para Esteban, con afecto, este libro en grises pero que contiene los colores de la ilusión y la utopía”. Así es.
 
Otros recursos: más fotografías del acto; crítica sobre el comic (El País, Ultramundo).

Tags: Culture

0 responses so far ↓

  • There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below.

Leave a Comment